Lo que sentimos y no siempre decimos

Hoy solo escribiré a modo de desahogo, mientras una de mis nenas busca esmeradamente quitarme el portátil y la otra duerme plácidamente.

En este momento como pocos son las 6 de la tarde y estoy recostada en la cama, he estado todo el día así, ya que extrañamente me intoxiqué con algo y estuve muy mal del estomago durante la noche, a lo largo del día e estado mucho mejor e incluso pude comer. guardando reposo dentro de lo que se puede hacer con dos bebes de 7 meses.

Cuando tengo momentitos libres, leo bastantes blog, articulos y demases; Cosas relacionadas con TODO, sexualidad, amistades, comida, bebes, salud, cómics, etc. cualquier cosa que aparece en la pantalla de mi cel a través de twitter y/o facebook y me parece interesante de leer o ver, le doy click.

Y entre todas esas cosas hoy me encontré con un post en twitter acerca de algunos sentimientos que tenemos las madres y no siempre expresamos.

Por eso hoy estoy aquí. a modo de desahogo y para decir que si, soy una mas de todas las madres a modo mundial que han tenido ganas de salir corriendo, tirarse por un puente, esconder la cabeza en la tierra, gritar hasta quedar sin voz y llorar hasta dormimos sin energía alguna y despertar cuando se nos de la real gana. ademas de querer revivir la escena de Homero Simpson estrangulando a Bart, y claro también soy de las mamas que luego de que se le pasan todas esas imágenes y berrinches por la cabeza solo llora un poco y se siente culpable de sentir tales aberraciones.

No sé si es NORMAL, pero creo que hoy en día (si es que no viene desde que se creó el mundo) la sobrecarga que la mujer tiene al ser madre es poco entendida y se vuelve COMÚN en nuestro mundo tener este tipo de “reacciones” (nadie que ame a sus hijos haría tal cosa, solo lo piensa. y la que lo hizo es porque realmente no se dió cuenta que tenía un problema psicológico y en vez de contar una anécdota tendrá un remordimiento en su cabeza para toda la maldita vida, por no pedir ayuda) ya que somos nosotras las únicas que estamos realmente 24/7 con estos pequeños seres y las únicas que tratamos de entender que cresta quieren decirnos con sus balbuceos y llantos somos nosotras por que nadie mas podrá saciar sus necesidades de la forma que una madre puede hacerlo durante sus primeros años de vida (y/o meses).

Entonces, luego de haber querido saltar al vació y no hacerlo, solo rompo a llorar (me ha pasado 2 o 3 veces) le rezo a todos los seres y a la madre tierra y a cuanto santo o ser superior pueda ayudarme a tener un poco mas de paciencia para lograr transmitirles tranquilidad y no toda mi ansiedad, y es ahí cuando las dos levantan sus cabecitas y me miran con ojos de pena y de querer saber que me pasa. ahí se va todo al carajo, se me pasa la angustia y solo parto a abrazarlas con todo el amor del mundo y les digo que las amo pero que aveces realmente no se que hacer.

Así es, así es la vida, así somos las madres, primerizas, expertas, viejas, jóvenes, las que sean… todas alguna vez hemos querido que nuestros bebes vengan con un manual y un botón de silenciar y dormir, todas hemos querido que ese ser lleno de energía y felicidad traiga consigo tolerancia de sobra y horas extras de sueño,  porque aunque la naturaleza es muy sabia se le olvido darnos paciencia y descanso.

Termino el post con mis dos pequeñas balbuceando agarrandose entre ellas y metiendose todo a la boca…

Les dejo el link de esta mama de gemelas que me llevo a decir “siii es verdad yo también siento eso y necesito escribirlo”

LA NEW